viernes, 17 de julio de 2009




Yo no me puedo creer que aquí entren entre nueve y diez personas diariamente. Pero dar la cara... que no os conozco, je je. Y ya me gustaría conoceros... ya...

Hace cuatro años y pico llamé a una amiga de mi hija, Diana, a Madrid para que animase a otra amiga y se fuesen a pasar unos días a Londres, a casa de mi hija: Tamara. A los tres días me llamó Diana diciendo que ya tenían los billetes y que se iban el sábado y pasarían en Londres diez días. A la vuelta me comentó que se lo habían pasado genial. Que había tanta gente en la casa y se lo pasaban tan bien (era una típica casa inglesa de bajo y tres plantas que mi hija compartía con otras siete personas, amigos y amigas) que ya no necesitaban salir a la calle. Lo que no me dijo es que había vuelto "medio enamorada". Y ahora, cuatro años y pico después, he viajado a Madrid para asistir a su boda, que fue el día 11 de julio. Me siento como un poco "celestina". En Londres conoció al que hoy es su marido. Era y es amigo de mi hija y vivía en esa casa londinense.

No me gustan las bodas, me "escaqueo de todas". En realidad creo que no me gustan porque hay que ir vestida de "tiros largos" y no me gusta... Pero a ésta tenía claro que quería ir y me alegro de haberlo hecho. Fue una boda tremendamente emotiva, quizá porque a Diana la conozco desde que tenía tres añitos, quizá porque soy muy amiga de sus padres, quizá porque el novio, Juan Pablo, argentino, siempre me cayó muy bien, quizá porque de alguna manera me sentía como un poco involucrada... en fin... por varios motivos.

Y me acordé mucho de ti, Lolita. La familia del novio vive en Argentina y sólo pudo venir una hermana (que fue la Madrina) y dos sobrinos. La madre no pudo viajar, tiene problemas de corazón y los médicos no le dejaron hacer ese viaje tan largo. Pero antes de empezar a cenar nos esperaba una sorpresa. La hermana mayor del novio había preparado un vídeo con la historia de la familia y unos preciosos paisajes de Argentina. Estaba preparada una gran pantalla y empezamos a verlo. Bueno... lloró el novio, que no tenía ni idea de esa sorpresa que le esperaba, lloró el fotógrafo que era argentino, lloré yo... Emoción a tope para todos. Después de la cena, empezó la fiesta. Dos parejas argentinas bailando tangos ¡que bonito! y hasta el novio se puso a cantar unos tangos ¡con lo nervioso que estaba!. Y allí estuvimos hasta las seis de la mañana y no me aburrí ni un minuto. Les hice 325 fotos. Será uno de esos días que recordaré toda mi vida. Estaba como en mi casa... con mi buena gente... riéndonos y disfrutando de ese precioso día. Eso sí... calor a tope. Alguien debió de pensar: ¿quieres calor? ¡pues toma!... hasta eché de menos los 20ª que tenemos hoy aquí (y en teoría estamos en verano). Bueno... con deciros que me fui a dormir al jardín... en una hamaca. Me decían que estaba loca... que me iban a picar los mosquitos. ¡Que me pique quien quiera, pero no puedo dormir con ésta temperatura!. Y tuve suerte... no me picó ni un miserable mosquito.

Pero me acordé mucho de ti, Lolita, fue una buena mezcla de Argentina y España. Y también me acordé de baterflai. ¡Lo que hubieramos disfrutado ahí todos juntos!.

Y esa foto... una de las puestas de sol desde la casa de mis amigos, en Monteprincipe. Estaba el cielo precioso y al ver esas nubes tan rojas me acordé de baterflai, que le gusta mucho fotografiar a las nubes.

Huyyyy, no se puede contar nada... se alarga todo demasiado y eso que lo sinteticé a tope.

Venga... que me voy... un besiño para todos.


CHELIS

5 comentarios:

Chela dijo...

En primer lugar, gracias por visitar mi blog y dejarme un comentario. Ahora te devulevo la visita y me encuentro con una preciosa foto de atardecer y la invitación a una boda.¡Me lahe imaginado estupendamente!Casi lloro yo tambien!Con lo que me gustan los tangos y lo que quiero a Argentina.

Un fuerte abrazo.

Lolita dijo...

Ya estaba pensando en preguntarte cómo te había ido en la boda, me alegra mucho saber q lo pasaste bien. Y esa puesta de sol es INCREÍBLE !!!! Estoy maravillada!!!
¿Dónde queda Montepríncipe? Mira q yo debo tener una cien fotos de puestas de sol q he sacado hace años en Punta del Este,(Uruguay), nunca vi nada tan hermoso y casi diría extraño!!! No bebiste demasiado y sin notarlo te fuiste a otro planeta?
Mmm, no sé q decir, es una puesta de sol extraña, única.
Hace dos noches entré en el blog del premio a María Amelia pero todavía no me siento con ánimos como para escribirles. Lo único q hice fue enviarles un mail agradeciéndoles el mensaje tan tierno q enviaron, quise escribir pero no pude, debo tomarme un tiempo, ya lo lograré. Muchos besos y achuchones.
Lolita.

muxica dijo...

Hola Chelis: ya sabes que ando muy desaparecida de los blogs. Yo alguna vez entro leo y me voy sin dejar letras, pero sabes que te aprecio.
He activado la moderación de comentarios, por eso los comentarios tardan en aparecer.
Necesitaba escribir sin obligaciones de visitar otros blogs, pues el tiempo del que dispongo estos días es poco. Ten por seguro que leo todos tus post
El otro blog lo he dejado parado, realmente el que me gusta es este que fue en donde he pasado momentos muy importantes de mi vida.

Me encanta leer que hayas sudado, pues aquí, ya ves como está el tiempo, claro que en esta tierra siempre ha sido igual.

Biquiños miña amiga

victoria dijo...

Aimssssssss que he entradoen este blog con más sentimientos y sensibilidad que la que tengo yo...Deseo de corazón que tu boda haya sido muy familiar y entrañable y de aquí en adelante un camino para andar cogiditos de las manos,quiero Argentina y algún dia mi idea es visitarla ya que mi tatarabuelo emigró desde Canarias y tomar el mate y la leche y tantas cosas..un besito desde España

chelistamara dijo...

Heyyyyy, Victoria, que has escrito en un post tan lejano que casi ni te leo. Te descubrí por casualidad.

Muchas gracias por acercarte hasta aquí. Y un besiño.

CHELIS