jueves, 12 de marzo de 2009

Que temperatura y que sol más agradable tenemos éstos días, y creo que nos durará hasta el domingo. Mañana me cogeré la silla de la playa (que la tengo en el coche) y seguramente me iré a la playa. Necesito esa sensación del sol calentando mi piel y al mismo tiempo oír el ruido de las olas. Es tan agradable... ¡y gratis!. Hoy en día... que hay que pagar por todo... los mejores placeres son todavía gratis. Llegará un momento en que nos cobren también por ésto. Como cuando aparcas un coche... te dirán... ¡tantos euros por la silla!, o simplemente por el espacio que ocupas en la arena... A veces nos complicamos la vida de mala manera con tanto consumismo. Los mejores placeres son todavía gratis o relativamente gratis: la música, le lectura, el sol, la playa (en el caso de que vivas cerca de una), una buena conversación con unos buenos amigos, unas risas... eso es lo mejor de la vida.

Ayer no escribí nada, no tenía humor. Sé que el 11 de marzo durante muchos años se me irá el humor. Fue demasiado enorme ese atentado y siempre recordaré todo lo que lloré ese día y la rabia que sentí hacia cierto personajillo, que entonces nos gobernaba, y sus secuaces ¡no lo podré olvidar!. Y conste que ese sentimiento no me gusta nada, el de la rabia... pero ese día no lo pude evitar. Y la rabia hacia quienes lo cometieron... en nombre de un dios que ni me va ni me viene. Me decía un amigo islamista que ese atentado no lo pudieron cometer ellos porque ni Alá ni su profeta Mahoma, son partidarios de esos crímenes, ni de esos ni de ninguno. Y yo recuerdo que le contestaba que en la religión católica tampoco dios y sus acólitos son partidarios de esos crímenes: NO MATARÁS, dice uno de los Mandamientos (no recuerdo cúal) y ¡anda que no han matado!... Si dios existiese menudo cabreo que tendría... por utilizar su nombre para hacer estas barbaridades y seguro que hubiese aparecido para llevarse a todos por delante. Bah... me tienen harta todos los que utilizan el nombre de un dios inexistente para cometer todo tipo de atrocidades. A LA MIERDA... (con perdón) como decía el entrañable Fernando Fernán Gómez. Ya me desahogué.

Nada más... besiños a todos, en caso de que haya alguien por ahí... Y ahora me voy a buscar una canción.

CHELIS

Preciosa canción de ROBERTO CARLOS .

Y esta otra... que no la recordaba .

Me había equivocado. Perdón... perdón. Ya corregí el error. Había puesto dos veces la misma canción y como que no...

2 comentarios:

José dijo...

Hola Chelis: Recuerdo que me dijiste que estabas muy ocupada.
Cuando quiera quedar contigo te mando un mensaje a tu email (chelistamara@hotmail.com),vale.
No he desaparecido lo que pasa es que me dí de baja en internet porque era muy caro.
Cuídate mucho y no trabajes tanto.
BESOS

chelistamara dijo...

Vale... de acuerdo. No me queda más remedio que trabajar... en la tienda aprovecho para enterarme un poco de todo ésto, del ordenador, para aprender fotografía digital, lo de facebook, leer, y alguna cosilla más. Ya sabes que la crisis nos tiene un poco o un mucho inactivos y hay que aprovechar el tiempo en otras cosas.

Un besiño.

CHELIS