sábado, 30 de mayo de 2009

Un besiño, reina, que ya llegué... Ya estoy en Pontedeume. Pasé calor por el camino... mucha..., y mucho sueño. Tuve que parar en seis ocasiones... me quedaba dormida, yo... que siempre pensé que era dificilísimo dormirse conduciendo. Quizá fue un viaje demasiado largo para hacerlo yo sola, o quizá simplemente que no dormí bien o no descansé bien todos éstos días. Continuamente me acordé de ti y las noches eran horrorosas... es cuando se ve "todo negro".

Pero ya llegué, no te preocupes que estoy muy bien.

Un besiño a todos. El lunes, tranquilamente, escribiré más. Ahora, lo primero que he hecho ha sido pasar por la tienda para encender el ordenador y verte. Pero me voy enseguida para casa porque estoy muy, muy cansada.

Un besiño a todos y gracias por vuestras muestras de cariño ¡no sabéis cómo lo agradezco!. Es más... lo necesito.

Que os quiero... que descanséis bien y hasta el lunes.

CHELIS

2 comentarios:

ada dijo...

Querida Chelis: No quiero dejar de ponerte unas palabras a pesar de que estoy ausente del pc estos días. Nunca pienses que te olvido.
Yo he vivido la muerte de María Amelia de otra forma distinta, sin tanto dolor; será porque aun no estoy preparada para sufrir más ausencias después, de la partida de mi madre. Como bien dice su nieto “Nadia vive ciento cincuenta años” aunque comprendo y siento que cuando queremos, queremos sin edad y sin limites.
En muchos casos, la muerte hay que celebrarla. María Amelia ya no esperaba más de la vida, lo tuvo todo, y sobre todo, el cariño de sus nietos que la mimaron hasta el final, esa es la muerte que yo quisiera para todos mis seres queridos.
Ella nació a la vida el día que se ha ido y nosotros…¿Qué será de nosotros…?
Biquiños miña amiguita.

Albino dijo...

Me alegra que ya estéS en casa despues de un viaje con mucho sueño. Hiciste bien en detenerte y dormitar de cuando en cuando porque los "valientes" que dicen que lo aguantan todo, acaban en la cuneta.
Espero ahora tus comentarios de retorno.
Besos